Cómo personalizar el fondo de tu escritorio en simples pasos

Renovar el espacio donde trabajamos en casa puede ser sencillo y divertido con algo de imaginación y unas gotas del nuevo colorante líquido Color-Tone, de Sherwin-Williams.

Sólo vas a necesitar algunos listones de machimbre y elegir tu paleta de colores favorita para lograr un degradé. En el caso que te presentamos, optamos por verdes y naranjas. 

1 - Como primer paso, en cualquier maderera podés conseguir machimbre del tamaño que más te guste. En el caso del ejemplo, se trata de 14 listones de 10 cm de ancho cada uno y 1,50 m de alto.

2 - Sobre dos varillas que van a ser las encargadas de sostener la estructura, presentá las tablas y optá por el diseño que más te guste. En este ejemplo se trata de un diseño irregular, pero podés elegir un estilo recto. Limpiá cada listón y dales una mano de base con Látex Interior Mate Z10 Blanco para que los colores finales queden parejos.

 

128-1-2.png

3 - Luego viene una etapa fundamental del trabajo: el armado de la mezcla de colores con Color-Tone. Empezá tonando el color más intenso. Para los verdes mezclá 6 tapitas de verde y una tapita de negro en 1 litro de Látex Interior Mate Z10 Blanco. Y para los naranjas mezclá 6 tapitas de naranja y una de marrón en 1 litro de Látex Interior Mate Z10 Blanco.

Luego, partiendo de los colores más intensos andá aclarando con el mismo látex blanco para conseguir los tonos intermedios y formar el degradé. Recordá siempre dejar secar la muestra para definir el color que buscás. 

 

158-3.jpg

4 – Con los colores logrados, aplicá dos manos de cada color en los distintos listones previamente marcados. 

 

122-4.png

5 - Dejá secar y encastrá las tablas. Se puede sostener la estructura a las dos varillas mediante clavos para luego colgarla, o podés pegarlos con cola especial para maderas.
Otra de las muchas ventajas de los colorantes líquidos Color-Tone es que podés híper personalizar tus fondos e ir cambiando según temporadas.