Renová tus exteriores con ayuda del color

A la hora de transformar un exterior con ayuda de la pintura, uno de los puntos más problemáticos con los que nos topamos es la elección del color. Una buena sugerencia para resolver esta cuestión es tratar de inclinarse por alguna tonalidad que sea capaz de contrastar con las plantas y los muebles. En este sentido resulta interesante decantarse por opciones capaces de contrastar con el verde. Siguiendo esta premisa gamas como la de los blancos (Opaline SW 6189), los ocres (Gambol Gold SW 6690), los teja (Obstinate Orange SW 6884) y los pasteles pueden ser grandes alternativas (Charming Pink SW 6309, Aviary Blue SW 6778).  

Otra opción es elegir alguna tonalidad fuerte como por ejemplo un azul llamativo (Honorable Blue SW 6811) o un amarillo brillante (Confident Yellow SW 6911) en la baranda de tu balcón o tan sólo en una de las paredes del patio.

Si se trata de un espacio que recibe mucho sol como una terraza, te sugerimos no escoger un blanco muy puro ya que puede resultar muy luminoso y provocar deslumbramiento al salir del hogar. Sin embargo éste puede funcionar muy bien en galerías o patios que se encuentren más reparados del sol.

Otra cuestión a tener presente es que la gama de colores cálidos suele generar sensación de mayor temperatura por lo que no se aconseja su uso en zonas de excesivo calor.