¡Animate a pintar el techo de tu dormitorio!

El recurso es sencillo. Sólo se trata de escoger un color que sea diferente al predominante en paredes u objetos del dormitorio y así lograr destacar el techo, una zona que usualmente pasa desapercibida. Una buena opción es buscar un contraste bien marcado como el de este dormitorio de paredes blancas y techo violeta (Cerise, SW 6580). Esta combinación es perfecta para un espacio femenino. Es importante que el tono seleccionado sea brillante de manera tal que ayude a reflejar la luz y no empequeñezca la habitación.

Los dormitorios masculinos también pueden utilizar esta forma decorativa. En este caso se trata de un techo tricolor súper llamativo. Aquí no solo los colores juegan un gran papel, sino que también lo hacen las molduras. Esta combinación de azul (Blue Plate, SW 6796), amarillo (Daisy SW 6910) y rojo (Poinsettia, SW 6594) crea un techo lúdico ideal para una apuesta de aires infantiles.